Cargando...
Cargando...

Docokids

Blog

El juego riesgoso supervisado

Mar 26, 2024
Compartir:

El juego riesgoso supervisado

En Docokids, como pediatras, nos unimos al llamado de la Academia Canadiense de Pediatría y promovemos el juego riesgoso supervisado como una herramienta fundamental para la formación integral de los niños. ¡Acompáñalos en esta emocionante aventura!

 

¿Qué es el juego riesgoso?

Imagina a tu pequeño trepando por un árbol, corriendo a toda velocidad o construyendo una casa en la arena. El juego riesgoso es cualquier actividad libre y emocionante que implique un poco de incertidumbre y la posibilidad de raspones o pequeñas caídas. Algunos ejemplos incluyen:

  • Escalar.
  • Correr.
  • Jugar con herramientas bajo supervisión.
  • Construir estructuras.
  • Lanzarse por rodaderos/toboganes altos.

 

¿Por qué es tan importante?

El juego riesgoso es mucho más que diversión. Ofrece una serie de beneficios para el desarrollo físico, mental y social de los niños, como:

  • Desarrollo de habilidades:  El juego riesgoso les permite desarrollar habilidades como la evaluación de riesgos, la toma de decisiones, la resolución de problemas, la motricidad y la coordinación.
  • Autoconfianza: Cada desafío superado es un triunfo. Al enfrentar y superar riesgos, los niños aprenden a confiar en sus habilidades y capacidades.
  • Salud física: El juego riesgoso ayuda a reducir el riesgo de obesidad, mejora la coordinación y el equilibrio, y fortalece el sistema inmunológico.
  • Salud mental: El juego riesgoso puede ayudar a reducir el riesgo de ansiedad, depresión y problemas de comportamiento.
  • Autonomía en niños con discapacidades: El juego riesgoso les permite desarrollar habilidades y confianza en sí mismos, reduciendo la exclusión social.

 

¿Cómo puedo supervisar el juego riesgoso de mi hijo?

La clave está en encontrar el equilibrio entre la libertad y la seguridad. Algunos consejos para supervisar el juego riesgoso son:

  • Estar presente: Observa a tu hijo mientras juega y prepárate para intervenir si la situación se vuelve peligrosa.
  • Evaluar los riesgos: Antes de que comience a jugar, analiza el entorno y los posibles riesgos.
  • Establecer reglas claras: Define reglas comprensibles para el juego, como usar casco al andar en bicicleta o no correr cerca de la calle.
  • Enseñar habilidades de seguridad: Enséñale a tu hijo habilidades básicas de seguridad, como cómo caer de forma segura o cómo usar herramientas bajo supervisión.
  • Confía en su capacidad de aprendizaje: Permite que tome algunos riesgos y aprenda de sus errores.
  • En vez de decir NO, invitalos a evitar el riesgo, Alejandra Ríos tiene un video donde lo demuestra.

 

 El juego riesgoso NO es

  • Ignorar las medidas de seguridad basadas en evidencia y obligatorias (por ejemplo, el uso de cascos, asientos de seguridad para el automóvil, chalecos salvavidas, puertas de seguridad para escaleras).
  • Dejar a los niños sin supervisión en situaciones potencialmente peligrosas (por ejemplo, jugar en la calle cerca del tráfico, o en la cocina.
  • Presionar a los niños para que tomen riesgos más allá de su propio nivel de comodidad.

 

En Docokids, nuestros pediatras están capacitados para brindarte

  • Orientación: Te ayudaremos a comprender los beneficios del juego riesgoso y cómo fomentarlo de manera segura.
  • Apoyo: Te brindaremos estrategias para crear un entorno adecuado para el juego riesgoso y para supervisar a tu hijo de manera efectiva.

 

Recursos adicionales

 

¡Juguemos por un futuro más saludable, feliz y aventurero para nuestros niños! 

Chat con soporte
¡Ingresa tus datos para poder ayudarte! 🙂

Con el envío de este formulario aceptas que Docokids use tus datos personales para contactarte y resolver tus dudas, así como para fines establecidos en nuestros términos y condiciones.