Logo

Blog

Hoy celebramos el día mundial del corazón

Sep 29, 2020
Compartir:

Este es un mundo no muy alejado del mundo de la pediatría pues así no lo creamos hay muchos niños que padecen estas enfermedades. 

La enfermedad cardiovascular en niños se divide en 2 grupos

  • Las cardiopatías congénitas, es decir, defectos congénitos con los cuales nace un niño
  • Las enfermedades adquiridas del corazón, es decir, las enfermedades que se adquieren a lo largo de la vida.

Hoy queremos hacer especial énfasis en qué podemos hacer para prevenir la enfermedad cardiovascular en adultos, específicamente la enfermedad coronaria del adulto. El corazón se nutre y se irriga por  unas arterias que se llaman coronarias. Con el pasar de los años y producto de estilos de vida no saludables, se acumula grasa en las paredes, disminuyendo el espacio por el que circula la sangre para distribuirlo para el corazón. 

Imaginemos por un momento algo así como que en una vía principal, las calles se llenaran de montañas de tierra lo cual impediría la libre circulación de los carros y permitiendo cada vez menos carros transitar por ahí. Ahora si las calles se convierten en arterias y las montañas de tierra en acumulación de grasa, entendemos que si se nos acumulan estas bolitas de grasa no va a haber suficiente sangre que llegue a todo el corazón y como consecuencia la persona puede presentar un infarto. 

Aunque los niños y los adolescentes generalmente no muestran los síntomas de una enfermedad cardíaca de este estilo, la acumulación silenciosa de depósitos de grasa en los vasos sanguíneos puede comenzar en la niñez y puede tener un impacto grave en su vida adulta. Es como si se sembrarán unas semillas desde que los niños están pequeños que con el tiempo van creciendo y termina en enfermedades cardíacas muy graves en la edad adulta. 

Esas “semillas” incluyen la obesidad, la diabetes, un estilo de vida sedentario, el tabaquismo y la presión arterial alta.

Afortunadamente, hoy en día existe un concepto llamado Cardiología Preventiva, en los cuales le enseñamos a los padres como ellos pueden influir en el comportamiento de sus hijos fomentando una alimentación saludable y ejercicio aeróbico regular, así como desmotivando el hábito de fumar. Esto con la intención de prevenir futuras enfermedades del corazón así como reducir el riesgo de presentarlas.

Es muy importante que los niños crezcan entendiendo que son en gran medida responsables de su salud y desde pequeños debemos enseñarles a los niños que la comida sana y hábitos de vida saludables es igual a tener corazones sanos.

 

A continuación les vamos a contar algunas maneras de reducir la probabilidad de presentar enfermedad coronaria según La American Heart Association (AHA)

 

  • Una dieta equilibrada es fundamental para niños y adolescentes. Aquí se debe reducir el consumo de grasas saturadas y favorecer el consumo de fibra. Se debe aumentar el consumo de agua y disminuir el consumo de jugos. Los vegetales y las frutas serán nuestros principales aliados a la hora de buscar hábitos alimentarios saludables.
  • Debemos buscar métodos de estilos de vida menos sedentarias
    • Los lactantes (menores de un año):
      • Deben estar físicamente activos especialmente mediante el juego interactivo en el suelo; cuanto más mejor. Para aquellos que todavía no se mueven, esto incluye al menos 30 minutos en posición boca abajo (sobre la barriga) repartidos a lo largo del día mientras estén despiertos y SIEMPRE acompañados
      • No deben permanecer quietos durante más de una hora seguida, es decir, en sillas, cargadores, etc.  
    • Los niños de 1 a 2 años:
      • Deben pasar al menos 180 minutos realizando diversos tipos de actividad física de cualquier intensidad
      • No deben permanecer quietos durante más de una hora seguida, es decir, en sillas, cargadores, etc.  
    • Los niños de 3 a 5 años deben estar físicamente activos y tener muchas oportunidades para moverse durante el día.
    • Los niños de 6 a 17 años deben realizar al menos 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada a vigorosa, principalmente aeróbica
  • Se deben establecer límites estrictos para los tiempos de pantalla (Ver televisión, usar el computador y jugar con videojuegos)
  • Nunca usar la comida como recompensa por los logros de los niños; en su lugar, planifica una actividad física que les guste.
  • Siempre se debe asegurar un sueño de buena calidad y mínimo 9-10 horas al día.

Recuerda que cualquier pregunta que se te ocurra nos puedes preguntar a través de nuestro chat y estaremos felices de acompañarte y de responder tus dudas.

 

Valentina Rios Arango